Playa

19128907195_5b850a50de_o

Nunca nos hemos visto en la playa y sin embargo viniste a mi cabeza en una. Podríamos haber ido este verano. Tu, yo y la inspiración que nos damos. ¿Dónde estás, artista?

¿Dónde está ahora tu cabeza? ¿Como conectan tus neuronas? Rompes con cada esquema.

Ven, creativo. Píntame la cara a tu antojo, dibuja los volúmenes de mi cuerpo, sigue mis curvas.

¿Donde estás? Me encuentro sola y aburrida. Busco tu compañía entre sábanas y solo pienso en cruzar de nuevo nuestras miradas. He oído colores cuando estabas y ahora quiero decirte que se que vas a cambiarme la vida. Que me vas a enseñar a ser arte y a hartarte de mi locura. Y de la cordura.

Vuelve, artista, a interpretar mi mente, a cogerme la cabeza y a abrazarme por la espalda. Enséñame tus puntos de vista. Haz sonidos con mi cuerpo. Haz de mi cuerpo un poema. Recita mi nombre en tus versos. Descríbeme en barro con caricias; escultor de mis pensamientos, dibujante de mis miradas, compositor de mis gemidos y autor de mis palabras.

Ven artista a dormir en mi almohada para empujarme a los incendios de tu cabeza. Quiero el calor que tienes dentro. Ábreme los ojos en el último momento cuando me llenes de toda tu imaginación. Enséñame a escribir sin dejar claro a qué o quién.

Acuérdate de mi cuando estés borracho. Mas que cuando no. Mirame con desprecio por haberte corregido, cállame la voluntad de saberlo todo o nada. Haz que explote de conocimiento. Revientame. Veras lo que tengo dentro. Volare en tu interior sobre las llamas y no ardere en ningun momento. Recordaras mi nombre porque lo llevarás escrito dentro con ceniza. No me ignores. Si algo nos falta es ignorancia. A los dos. Que nos lo hemos sabido todo.

Ven a hacerme de tu compañía en esta playa. Porque una vez me faltaste. Y pensé que la vida había muerto.